Los textos se midieron y se ajustaron en la propia sala, pensando en los diferentes públicos que lo visitarían, desde escolares a personas mayores. Con el firme propósito de interferir lo mínimo posible en el espacio, toda la señalización se realizó tono sobre tono, la legibilidad es perfecta.

identidad espacial